¿Cómo cerrar las dilataciones de las orejas?

Las dilataciones de la oreja son perforaciones que hacen que se tenga que estirar la oreja con un expansor. Este es un cono con una punta afilada que se va engrosando y a medida que pasa el tiempo el agujero de la oreja se estira hasta conseguir el tamaño necesario. Hay tamaños que son muy grandes, pero en general estas suelen ser de unos 6mm.

Por otra parte, existen las dilataciones de orejas de 8mm, y en todos los casos puede que quieras cerrar estas dilataciones por diferentes motivos. Para que la dilatación se pueda cerrar, lo primero que debes hacer es sacar con cuidado el dilatador del agujero de las orejas sin estirar la piel del lóbulo.

Proceso de limpieza de una dilatación y cierre en casa

Cuando has quitado el dilatador, es importante que enjuagues la piel con agua y jabón para eliminar cualquier tipo de bacterias. Una vez que te seques el lóbulo no te debes volver a poner el dilatador para que la piel se vaya encogiendo de forma gradual, haciendo que las dilataciones se vayan cerrando por sí solas.

Es recomendable aplicar crema contra las hemorroides en los agujeros durante varios días, para ayudar a cerrarlos. Todos los días tendrás que limpiar la dilatación con jabón antibacteriano y así evitarás cualquier tipo de infección.

Los tiempos de curación de cada persona serán diferentes, además dependerá del tamaño de la dilatación tardará más tiempo en encogerse hasta cerrarse. Sin embargo, algunas dilataciones cuando se encojen dejarán un agujero de unos 4mm, que será prácticamente inapreciable, aunque se puede notar.

¿Qué otros métodos se pueden usar para cerrar las dilataciones?

Ten en cuenta que, no siempre podrás cerrar las dilataciones de una forma natural, porque las dilataciones muy grandes no permitirán que las orejas vuelvan a su estado normal. En estos casos, sin no cierran del todo lo más sencillo será recurrir a una lobuloplastia.

De esta forma se podrá reparar la oreja, y es normal que para esta cirugía se utilice un bisturí cilíndrico y que lleve algunos puntos de sutura. Por otra parte, si es muy grande la dilatación, puede llegar a requerir de plastias para eliminar la redundancia de la dilatación.

¿Cómo se hace una lobuloplastia?

Antes de hacer una intervención el paciente tendrá que remitir una copia de su historia clínica al profesional que se encargará de la cirugía. Para esta cirugía es necesario realizar un análisis de sangre previo, y el lóbulo de la oreja debe estar completamente aséptico.

Durante la cirugía se hace una incisión para extirpar la piel del interior del lóbulo, y que de esta forma se haga la unión de los planos de piel y grasa. Cuando se reduce el lóbulo, la incisión debe esconderse para conseguir un mejor resultado estético quedando la cicatriz de la intervención en la parte trasera del lóbulo.

Es un procedimiento relativamente sencillo y es el mismo que se hace para los lóbulos rasgados, manejándose con anestesia local. Después de la cirugía se puede volver a las actividades diarias sin ningún tipo de problema, y es una operación que no produce dolor.

Cuidados posteriores a la cirugía

Una vez que se realiza la cirugía, hay que volver en el tiempo que indique el especialista para la retirada de los puntos. En este punto se revisará el proceso de cicatrización, durante el cual se puede producir una pequeña inflamación en la zona afectada.

Si se cuida de forma correcta la herida y se realiza una rutina de higiene constante, podrás evitar cualquier tipo de infecciones. Por este motivo, se recomienda que se lave varias veces al día, sin tocarlos con las manos sucias. Además, se suelen usar cremas con antibióticos, que acelerará el proceso de cicatrización y evitarán que aparezcan infecciones.

Te contamos más sobre la cirugía de cierre y la seguridad social aquí.

¿Se puede hacer una ampliación nuevamente en la misma zona?

Es importante que el lóbulo haya terminado de cicatrizar antes de hacerse una nueva dilatación del lóbulo de la oreja. Para ello, es importante esperar un plazo de tres meses aproximadamente, para que la piel pueda estar preparada para soportar un nuevo peso, y no se debe agrandar demasiado al principio.

No se recomienda realizar la dilatación sobre la línea de cicatrización, porque las posibilidades de que se tenga una infección aumentarán. Por este motivo, para estos casos siempre será mejor consultar con un especialista para que te recomiende la mejor forma de hacer una nueva dilatación.

¿Puedo utilizar pendientes después de la cirugía?

Al igual que con la dilatación, es vital esperar hasta que el lóbulo de la oreja se encuentre completamente sano.

Cuando ya esté sano podrás perforar la oreja y ponerte un pendiente siempre que no sea en la línea de cicatrización. Es recomendable usar una tuerca especial para lóbulos rasgados como los que encuentras en Oh My Pendant para que no se te vaya a rasgar el lóbulo y termines con otro problema que requiera cirugía.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *